shallow photography of man hugging woman outdoors Photo by freestocks.org on Unsplash

¿Te has preguntado qué necesitas al momento de buscar pareja? ¿Buscas pareja por temor a la soledad, por miedo al qué dirán, porque quiere que la otra persona te haga feliz, o simplemente quieres tener a alguien a tu lado porque quieres dar lo mejor de ti a esa persona esperas?
Antes de iniciar una relación existen varios puntos que debemos tener en cuenta. A continuación, mencionaré lo tres puntos que considero claves antes de tener una relación.

Punto # 1. Amarte a ti mismo

Amarse implica respetarse, implica auto aceptarse, requiere cuidar de nuestra salud emocional y física, etc. ¿Cómo podemos amar a otra persona si no podemos amarnos a nosotros mismos? ¿Podemos realmente dar lo que no tenemos? En algunas ocasiones, irónicamente buscamos una pareja que nos ame, que nos cuide y que nos trate de maravilla, cuando no nos amamos ni nos cuidamos nosotras. Déjame decirte que la otra persona te amará y te tratará de acuerdo cómo te ames y te valores. ¿Crees que la otra persona te amará, te respetará y te cuidará si tú no te amas, ni te respetas? El amor empieza primeramente en ti. Ámate y verás que alguien más te amará. Como dice la biblia: “Ama tu prójimo como a ti mismo”. No podemos amar a otros si no sabemos qué es el amor. Así es que el amor empieza en uno mismo.

Punto # 2. Reconocer que no existe persona perfecta

Debemos reconocer que no existe ser humano perfecto. Que la perfección no existe en esta tierra. Si a nosotros se nos hace difícil lidiar con nosotras mismas, imaginate a otra persona. Debemos reconocer que siempre existirán diferencias porque somos personas con una educación diferente, con una historia diferente, y quizás con una cultura diferente, etc. Todas esas diferencias son buenas siempre y cuando las aceptemos. ¿Te imaginas qué aburrido o qué complicado sería si nuestra pareja fuera completamente parecida a nosotros? A decir verdad, nuestras diferencias pueden ser buena para nuestra relación ya que pueden agregar variedad y también encender la chispa de la pasión. Así es que vamos a aceptar que no somos perfectos y que esas imperfecciones harán que nuestra relación se torne más fuerte y apasionada si juntos trabajamos en ellas.

Punto # 3. Saber que nuestra felicidad no depende de alguien más

Cargar con la responsabilidad de la felicidad de la otra persona debe ser una cruz muy pesada. ¿Cómo queremos que otra persona nos haga feliz si nosotros no somos felices? Primeramente, la felicidad es una decisión personal y segundo, si se nos hace difícil a nosotros ser felices por nuestra propia cuanta, ¿cómo podemos pretender que otra persona nos haga feliz? Es cierto que la otra persona puede agregar felicidad a nuestra vida, pero es nuestra decisión ser felices.
La felicidad viene de adentro hacia afuera. ¿Cómo podemos querer que algo externo tome control de nuestro interior? En el momento que tú decidas ser feliz, entonces contagiarás a la otra persona con tu felicidad. La verdad no creo que alguien quiera estar con una persona que sea infeliz. Empieza preguntándote, ¿Cuáles razones tengo yo para ser feliz? La primera razón es que estás leyendo esta información, o sea que estás viva. ¿Cuáles otras razones tienes para ser feliz? No esperes más, decide ser feliz el día de hoy, mañana puede ser muy tarde.