person holding baoding ball

¿Quién o qué tiene el control de tu mundo?

Muchas veces damos el control de nuestras vidas en el momento que permitimos a otras personas o las circunstancias que nos quiten la paz.

Les cedemos el control cuando dejamos que alguien más tome las decisiones que nos corresponden, cuando por un comentario o algún comportamiento permitimos que alguien nos quiten la tranquilidad, cuando nos dicen: «Tu no puedes», y dejamos de persistir en eso que tanto queríamos, cuando una mala experiencia del pasado nos impide avanzar, cuando decimos «sí» queriendo decir «no» por la sencilla razón de no hacer sentir mal a la otra persona, o cuando compramos algo que no es saludable simplemente para aprovechar que está oferta.

¿Cuándo empezamos a tener, o a recuperar nuestro poder? En el instante que reconocemos lo poderosa que es nuestra mente y tomamos control sobre ella. No podemos controlar las demás personas, ni las circunstancias, pero sí podemos controlar lo que pensamos. “Si controlas tu mente, podrás controlar tu mundo”.

Si tu mundo no es o está como deseas, entonces es momento que tomes acción para cambiarlo. Recuerda, tu mundo exterior es el reflejo de tu interior. Todo, ya sea tu cuerpo, tu salud, estado de ánimo, tus miedos, tus relaciones o tus finanzas, es el reflejo de lo que tienes en tu mente. Como cita la biblia en Proverbios 23:7, «Porque como piensa en su corazón, así es él.» Tú puedes ser persona que siempre has querido ser cuando empieces a cambiar tu manera de pensar.

Toma control de tu vida, de tus emociones o de tus decisiones, sin culpar a otras personas, o circunstancias. Tú eres el arquitecto de tu propia vida, diséñala a tu manera por medio de tus pensamientos.

Programa tu mente a ser ganadora y podrás transformar tu mundo.

Tu servidora,

María E. Encarnación