woman sitting leaning forehead on knee

Resulta tan fácil estar feliz cuando todo marcha sobre ruedas, y tenemos todo bajo control. ¿Pero cómo reaccionamos cuando las cosas no salen como esperamos? Usualmente terminamos perdiendo el control diciendo o haciendo cosas de las cuales más tarde nos arrepentimos, o puede ser que terminemos castigándonos porque que sentimos que no hicimos lo suficiente. 

Como madre o esposas, muchas veces no nos sentimos que somos o que no hacemos suficiente. Cada vez nos exigimos más y más, y esas expectativas a veces no son alcanzadas y eso nos frustra mucho más.

Cuando las cosas no te salen como esperabas, no te castigues, aplica estos tres pasos y verás que tendrás un mejor resultado.

  1. Reconoce que no todo saldrá del modo que deseas. No todo dependerá de ti. Otras veces ciertas cosas dependerán de alguien más o de circunstancias externas. Es algo que, aunque pongamos toda nuestra fuerza o empeño, no podemos tener absoluto control. Así es la vida. Acepta los cambios, cada experiencia trae consigo una lección, incluso cuando las cosas no salen como planeamos.
  1. Toma el control de lo que sí puedes controlar. Muchas veces queremos que nuestro esposo, nuestros hijos u algún miembro de la familia cambie alguna conducta o comportamientos, pues pensamos que no está correcto lo que está haciendo. Crees que puedes controlar cómo reacciona cierta persona? Puede ser que esa persona necesite cambiar, pero eso es algo que ella tiene que reconocer. No gastes tu energía, tu alegría, y tu tiempo intentando controlar lo que está fuera del alcance de tus manos. Toma control en lo que sí puedes cambiar y verás que eliminarás mucho estrés de tu vida, y al final te sentirás más en paz.
  1. Enfócate en tus logros. En ocasiones nos enfocamos más en lo que nos salió mal que en esas cosas que logramos. ¿No te ha pasado que mientras más piensas en el mal rato que tuviste con cierta persona, peor te sientes? Nosotros atraemos aquellas cosas en las que pensamos. Si te enfoca en los fracasos o en las experiencias que causaron dolor en tu vida, revivirás el dolor que sentiste en eso momento, pero si te enfocas es las cosas positivas de las experiencias vividas, te darás cuenta que tendrás una mejor actitud para seguir adelante.