¿Qué historia de tu pasado no te permite avanzar en tu relación personal, en tu relación con tu pareja, con los demás, en tu carrera, trabajo o negocio? Hemos sidos programadas desde niñas, y aún los demás y la sociedad nos continúa programando. Pero ya como adultas, nosotras debemos tomar las riendas de nuestros pensamientos y dirigir nuestra vida con pensamientos que nos programen para el éxito en el área o en las áreas que deseamos.

A continuación te presento tres pensamientos limitantes que no nos perminten avanzar en nuestra vida personal, con nuestros hijos, con nuestra futura pareja, o en nuestra carrera, trabajo, o negocio.

1. Siendo madre soltera no encontraré una pareja que me ame y me acepte.

Para ti, ¿cuál o cuáles son las razones por las que alguien te ame y te acepte como eres y con lo que tienes? ¿Son esas razones tus hijos, los compromisos, o es el miedo de volver a tener una separación, o el miedo de traer a tus hijos a alguien y que éste les pueda maltratar o abusar? La verdad es que después de pasar por el doloroso proceso de una separación, la antena de inseguridades que tenemos en nuestra mente puede activarse y empezar a sabotear nuestras vidas.

Lo más importante es estar conscientes de nuestros pensamientos y reconocer que estos pueden actuar muchas veces en contra nuestra. Lo que piensas, ¿es una realidad o es el resultado de tus temores? Si alguien te ama verdaderamente, te aceptará sin importar tus circunstancias. Y si alguien se aleja de ti por el simple hecho de tener hijos, agradécelo, pues quien te ama a ti, debe también amar a tus hijos.

2. Siendo madre soltera no podré progresar. 

¿Es esa verdaderamente la razón por la cual no ves progreso en tu vida? O es que no estás dispuesta a sacrificar tu tiempo, ni el de tus hijos para tener una mejor vida? Esa también puede ser una razón para empezar a enfocarte en tu crecimiento personal o profesional para que al final tú y tus hijos puedan disfrutar una mejor calidad de vida. Ahora más que nunca existen recursos al alcance nuestro que nos pueden ayudar a agregar valor a nuestra vida. Ahora, tú tienes que tomar la decisión de empezar a hacer reajustes en tu horario, en tu vida o en tus finanzas para iniciar un nuevo proyecto, una nueva carrera, negocio, o cualquier cosa que decidas emprender.

Recuerda que los días van pasando y si no haces nada para tener una mejor vida, llegará el momento que mirarás atrás y te darás cuenta que pudiste hacer algo y no lo hiciste. Muchas veces ponemos nuestros hijos como excusas para no hacer algo. Nuestros hijos algún día partirán de nuestras vidas y nos quedaremos con lo que hasta entonces hemos construido. ¿Qué es eso que desearías iniciar y no has decido hacerlo? Toma tiempo, invierte en ti y al final tus hijos te lo agradecerán, y además, estarán orgullosos de tener una madre como tú. Que, a pesar de tus circunstancias, pudiste lograr lo que te propusiste.

3. Siendo madre soltera no tengo tiempo para estudiar o para hacer algo productivo para mí.

Dice una frase muy conocida «Cuando se quiere, se puede.» Como madres, muchas veces nos enfocamos más en lavar los platos, y la ropa; en limpiar la casa, en hacer los mandados, y todo lo demás, Terminamos olvidando que también necesitamos tomar tiempo para nosotras. Tomar tiempo para cuidarnos, para aprender y crecer emocionalmente o en nuestro trabajo o carrera es una gran inversión y tú te lo mereces. Al final del día terminamos agotadas por todo lo que hicimos, que nuestra mente y nuestro cuerpo solo quieren descanso.

¿Qué tal si de las cosas que tienes que hacer se las puede asignar o pagar a alguien más? Sí, sé lo que puedes estar pensando, que no tienes a alguien que te ayude, o que no tienes los recursos económicos para cubrir ese gasto. ¿Tienes  acceso un teléfono celular, o una computadora, o acceso a alguna librería? En este tiempo ya no existe la excusa de que tienes que ir a una escuela o universidad para ser exitosa en lo que quieres o te gusta hacer. Es cuestión de priorizar lo que es importante. Son incontables las mujeres solteras que han podido lograr la vida de sus sueños y tú no eres la excepción. ¡Tú también puedes lograrlo! 

Gracias por visitar mi blog pasar este tiempo conmigo. ¡Ahora solo falta tomar acción es eso que deseas lograr!

Tu servidora,

María E Encarnación