Cuál Es La Prueba Más Grande De Amor?

man wiping his tearsPhoto by Tom Pumford on Unsplash

Muchos de nosotros ya estamos preparándonos para recibir la Navidad. Empezamos a planificar qué regalos comprar, qué vamos a preparar para comer, a qué familia visitar, o qué ropa vamos a vestir. Todo eso está es muy bien, pero en muchos casos, sino siempre, olvidamos otras cosas que son muy importantes. Olvidamos que, así como nos preparamos físicamente, también es necesario prepararse emocional y espiritualmente.

¿Qué tal si nos preguntamos si estamos preparados para recibir la navidad y el año nuevo libre de resentimiento, libre de rencor, libre de odio? Qué tal si, así como  preparamos nuestro mejor vestido para esa ocasión, también preparamos nuestro corazón para poder perdonar y amar libremente? Y no me refiero solo a amar libremente a la persona que necesitamos perdonar, sino también a nosotros mismo.

¿Sabías que la persona que no perdona no se ama completamente a sí misma? Te explicaré por qué. Vamos a suponer que existe una persona en tu vida que te hizo mucho daño. Que te traicionó, te engañó o que abusó de ti física o emocionalmente y tú para tomar venganza decides beber alguna sustancia venenosa para hacerle daño. ¿A quién crees que le hará daño? ¿A esa persona a la que odias o a ti que te tomarás el veneno?

Así es el rencor, el odio, el resentimiento. A la única persona que le hace daño es a ti. Piensa, reflexiona. ¿Vale la pena sufrir por un dolor que no te hace vivir en paz, que no te deja dormir en paz? ¿Vale la pena que pierdas tu energía y tu tiempo pensando negativamente en esa persona? Recuerda que existe la ley de Causa y Efecto, o el karma, o como le quieras llamar. Recuerda que todo lo que le deseas a las demás personas, en algún momento de tu vida ese mal deseo regresará a ti.

Quiero invitarte, quiero pedirte un gran favor. Espero que lo puedas hacer. Te quiero pedir que Perdones. Que perdones a esa persona que te hizo o te ha hecho tanto daño. No importa si esa persona está lejos de ti, en otra ciudad, otro país, o incluso si esa persona ya ha muerto; o si está cerca de ti, como tu esposo, algún familiar, amigo, o puediera ser tu mismo. Si por un error o una mala decisión esa persona o tú cometieron algún error, una infidelidad, una traición, un abuso emocional o sexual, o cualquier cosa que te haya causado mucho dolor, te pido que la perdones. El perdón puede liberarte de ese gran dolor que sientes.

El perdón es una decisión. Sé que perdonar es difícil, pues todos en algún momento herimos a alguien o fuimos herido. Y se nos hace muy difícil perdonar a quien te ha hecho tanto daño, pero es aún más difícil cargar en tu corazón y en tu mente esa gran carga del rencor, del odio, de esa amargura que te impide dar lo mejor de ti y ser feliz. Nosotros no podemos cambiar nuestro pasado, ni el pasado de los demás, pero sí podemos cambiar nuestro presente y nuestro futuro con las decisiones que tomemos a partir de hoy.

Te invito que en esta temporada de navidad que ya está a la vuelta de la esquina, tú puedas perdonar para que puedas recibir un año nuevo con un corazón nuevo. Recuerda que perdonar es la prueba más grande del amor. Pues Jesucristo murió por nosotros y nos perdonó para siempre.

Quiero despedirme una frase Buddha que dice: “Aferrarse a la ira es como beber veneno y esperar que la otra persona muera.

Un abrazo caluro para ti, y hasta pronto!

Gracias por Existir!

Tu Servidora,                                                                                                            Maria Encarnacion

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s