Detrás De Un Caparazón Fuerte, Existe Un Corazón Necesitado De Mucho Amor.

Photo by Fernando Maté on Unsplash

Cada día que la vida nos regala, es una oportunidad para un aprendizaje, y cualquier persona, circunstancia, o cosa puede enseñarnos una gran lección.

Esta vez la tortuga que tenemos en casa me hizo recordar una gran lección que había aprendido. En cierto momento la saqué para que caminara un poco dentro de la casa. En un instante me acerqué a ella y pude observar que estaba muy tranquila. Entonces decidí acariciarle su caparazón e inmediatamente empezó a caminar muy de prisa.

En ese momento vino un pensamiento a mi mente: “Existen personas como las tortugas, que por ciertas circunstancias en la vida han creado un caparazón emocional o físico para no sentir y no ser heridas”. Esas personas con rostro amargado, triste y que se expresan con palabras hirientes u ofensivas también tienen un corazón, también tienen sentimientos, también son sensibles; simplemente no se permiten demostrarlo.

Esas personas en algún momento de su vida fueron heridas, fueron maltratadas, fueron marcadas por algún abuso físico o emocional, y a partir de ese momento tomaron la decisión de crear un caparazón para proteger sus sentimientos, sus emociones, para protegerse de un futuro engaño, de una decepción o dolor.

Hace un tiempo escuché a alguien decir: “La persona sufrida hace sufrir.” Y mientras más insensible, más sufrida, más hiriente es una persona, más amor necesita. Por eso es importante recordar que no podemos dar lo que no tenemos dentro y que, si tenemos rencor, odio, envidia, o cualquier otro sentimiento positivo o negativo en nuestro corazón, entonces eso es lo que daremos a los demás.

Nuestras expresiones y acciones son el reflejo de nuestras almas y la verdadera belleza es la que tenemos dentro. Te pido que por favor: ¡NO permitas que las circunstancias o las personas tomen el poder de destruir la belleza que posees dentro de ti. No permitas que el tomen control sobre tus sentimientos, tus emociones o decisiones. Aprendamos de cada experiencia y usémosla para convertirnos en mejor ser humano.

Me despediré con la siguiente cita bíblica en 1 Pedro 3:4: “Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible”.

Siempre recuerda que eres un ser maravilloso, no importa tus circunstancias.

¡Gracias por existir!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s